Piernas de mujer Piernas de mujer

Si quiere optar por formas naturales de reducir o evitar las várices, estas recetas son para usted.

Enjuague curativo para las piernas con várices

Esta receta para usar en la bañera, aparte de la acción del baño propiamente dicho y del descanso relajante que le sigue, reúne varios remedios comprobados en un único tratamiento asombroso.

Ingredientes:

2 cucharaditas de romero seco

1 taza de agua

½ taza de sal inglesa

½ taza de agua de hamamelis

Preparación:

1. Colocar el agua en una ollita pequeña y agregar el romero. Llevar a hervor. Tapar y dejar reposar 20 minutos.

2. Llenar la bañera hasta la mitad con agua caliente y añadir la sal inglesa y el hamamelis. Filtrar el té de romero e incorporar el líquido en el agua del baño.

3. Tomar un baño de inmersión, de 15 a 20 minutos. Al salir, recostarse con las piernas elevadas, durante 30 minutos por lo menos. 

Fricciones para las piernas varicosas

El romero ayuda a fortalecer los capilares sanguíneos, y los aceites esenciales de menta y lavanda contribuyen a calmar el dolor de las várices.

Ingredientes:

10 gotas de aceite esencial de romero

10 gotas de aceite esencial de menta inglesa

10 gotas de aceite esencial de lavanda puro

2 cucharadas de aceite de oliva

Preparación:

Mezclar los aceites de romero, de menta y de lavanda con el aceite de oliva. Friccionar suavemente las piernas con este bálsamo fragante; aplicar una ligera presión en las venas que sobresalen. Es mejor si se mantienen las piernas levantadas y se masajea hacia arriba, acercándose al corazón. Después de las fricciones, quedarse descansando con las piernas elevadas. No enjuagar el aceite.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario